MUSICA

martes, 25 de marzo de 2008

BELLA Y FRIA ESTATUA


Me lastimas con la daga de tu indiferencia,
pero me quedo paralizado y de rodillas,
aguardando la estocada que consume mi final.

Alzo mis ojos bañados de lágrimas,
susurro tu nombre como una plegaria,
te tiendo mis manos colmadas de caricias,
pero el frío del desamor me responde.

Desearía confesar que te amo, pero no puedo decirlo,
tal vez por que busco en ti a la mujer que eras,
y solo encuentro frente a mí mirada asustada,
a una bella y fría estatua que ya no siente nada.

Y me llega la muerte con su oscuridad y pavor,
cuando pronuncias la sentencia del adiós,
y te marchas sin que te interese un momento,
los despojos que abandonas detrás de ti.



4 comentarios:

Raúl dijo...

Amiga, si existiera el plagio mental, te demandaria;) Muy buen poema
Felicitaciones
Raúl

Marta dijo...

Muy bello poema

Anónimo dijo...

Hermoso Mónica,
lo que si me encantaria que
volvieses a ver en el espejo
a una esplendida persona que se
sienta correspondida,
besos
Patricia.

MUUUAAACCCKKK dijo...

...Me hizo recordar a un hombre que sufre y no suelta. Me encantó. saludos.